Archivo de la categoría: …de la Actualidad

Comentarios de opinión y análisis (objetivo y subjetivo) de cuestiones de actualidad.

En manada contra “La Manada”

Nunca hubo una sentencia que fuera del agrado de todo el mundo, es imposible. Ahora bien, la justicia no es más justa porque contente a un mayor número de personas (de ser así, las mayorías absolutas de partidos políticos salpicados de corrupción harían automáticamente que sus integrantes fueran declarados inocentes…es absurdo, sí).

El hecho de que una inmensa mayoría de ciudadanos desee un pronunciamiento en un determinado sentido, no hace que este sea, por ello, el correcto.

La razón más importante, es la falta de información de la que dispone el público en general frente a unos Magistrados que tienen acceso a un sumario, unos documentos, declaraciones y pruebas.

Es importante poner de relieve, que muchos, muchísimos, de los ciudadanos que opinan sobre sentencias…nunca las han leído (y mucho menos el sumario, al que no pueden acceder), su opinión se basa en lo que les cuentan en prensa, redes sociales y bares…(es como opinar sobre el coche nuevo de tu primo sin verlo, sólo con lo que te cuente tu tío).

Debemos celebrar que nos encontramos en un Estado de Derecho, donde los procesados gozan de lo que se denomina tutela judicial efectiva, un derecho recogido en nuestra Constitución que implica el derecho a un juicio con todas las garantías, presunción de inocencia y derecho de defensa. Si esto no se respeta, caemos en cazas de brujas ciertamente peligrosas y arbitrarias.

Está claro que el sistema no es perfecto, pero el asalto de los juzgados por turbas enfurecidas no ayuda en nada a mejorarlo.

El caso de “La Manada”, estuvo excesivamente mediatizado y esto juega en contra de los cinco acusados. (en este tiempo, es altamente probable que se hayan dictado sentencias que, de conocerse, enfadarían a mucha gente).

Todos somos libres de tener nuestra opinión respecto a los cinco individuos y su conducta. Pueden levantar la mayor de las animadversiones, podemos pensar que son unos energúmenos, unos paletos, unos gilipollas…muchas cosas, pero las sentencias están para valorar aquello que está tipificado como delito y puede dar lugar a una pena.

Es en este punto en el que es posible someter a debate ciertos aspectos de los hechos, esa parte que es objeto de valoración subjetiva por parte del observador. La cuestión se reduce a si hubo o no “violencia o intimidación” para determinar si se trata de agresión o abuso sexual. El problema es que no tenemos los elementos necesarios para poder pronunciarnos al respecto, ni escuchamos las declaraciones de victima y acusados, ni vimos el video de los hechos, ni nada de nada. Los que si tuvieron ante sí esas declaraciones y esas pruebas audiovisuales fueron los magistrados del tribunal. Pues ninguna de estas personas consideran que exista “violencia o intimidación” y, de ellas, una no considera que de esos hechos se desprenda la comisión de delito alguno.

No es posible estar de acuerdo o en desacuerdo con lo que no se vio, con lo que no se conoce…

El magistrado que no atisba delito explica sus consideraciones en doscientas páginas, este voto particular es más extenso que la propia sentencia.

Es bastante lamentable que el propio ministro, deje a los pies de los caballos a un juez por el simple hecho de hacer su trabajo. Si el ministro perteneciera a la carrera judicial, fiscal o, simplemente, hubiera tenido alguna relación con estamentos judiciales como abogado o procurador su visión, quizá, sería mas amplia, menos sesgada…posiblemente esté tratando de aprovechar políticamente el sentir de la sociedad, pero la sociedad no imparte justicia, clama venganza.

Hay cuestiones que considero que no se están resaltando lo suficiente. Por ejemplo, el hecho de que en el tribunal había una magistrada (una mujer, mucha gente desconoce esto y culpa de la sentencia al machismo y al patriarcado), la sentencia será objeto de recurso (esto no significa que las penas se vayan a incrementar) que puede desembocar en una pena mayor, dejarla que ya se dicto o !libre absolución!, las tres posibilidades son esperables en un juicio (para eso se celebra).

La sociedad, sobre todo los movimientos feministas, clama contra la sentencia y contra el tribunal, especialmente contra el magistrado discrepante, solicitan que sean expulsados de la carrera o, cuando menos, sancionados. ¿Qué debe hacer un juez en la situación de los integrantes de este tribunal?¿dictar aquello que, a la vista de las pruebas, consideran lo justo, o lo que la sociedad reclama? Yo tengo claro que, en todo caso, lo primero.

Para finalizar, quiero destacar que todos los focos cayeron en el tribunal y se obvió lo que parece (a mi juicio) un buen trabajo de los abogados que se ocuparon de las defensas. Un trabajo difícil dentro y fuera del juzgado.

Hay quien dice que es mejor un culpable libre que un inocente en la cárcel…excepto cuando los juicios comienzan con la sentencia escrita de inicio… y resulta que el desenlace se sale del guion…entonces aparece la manada de la manada. Eso no es justicia.